Historia del Sith

Ir abajo

Historia del Sith

Mensaje  Halbarad el Miér Dic 30, 2009 1:47 am

También tienen derecho a contar su historia...

I.- EL CISMA JEDI Y EL IMPERIO SITH

Miles de años atrás, poco después de la fundación de la Antigua República tuvo lugar el Primer Gran Cisma de la Orden Jedi. Xendor fue uno de los primeros Jedi que adoptó el Lado Oscuro de la Fuerza, reuniendo un grupo de seguidores y enfrentándose a sus hermanos de la Orden.

Tras un siglo de sangrientos combates, los Jedi conversos y sus seguidores fueron vencidos y se exiliaron en sus deterioradas naves. La flota derrotada viajó más allá de los límites conocidos de la Antigua República y encontró una antigua civilización, los Sith, una subespecie humana con un tono de piel magenta, complexión recia, nariz achatada y ostensibles protuberancias en las mejillas, en la barbilla y sobre los ojos.

Los asombrosos poderes exhibidos por los Jedis oscuros hicieron que la raza Sith los tratase como dioses. Gracias a los abundantes recursos y esfuerzos de la civilización Sith, crearon un Imperio que aglutinaba docenas de mundos.

Con el transcurrir de los milenios, los mapas y rutas hiperespaciales se perdieron, y el Imperio Sith quedó aislado del resto de la galaxia.

En su Edad Dorada, alrededor de 5.000 años antes de la Batalla de Yavin, la sociedad estaba dividida en varios estamentos:

* Los esclavos: Eran tratados como meras propiedades carentes de derechos y entre ellos se incluía tanto a los trabajadores como a las mujeres.


* Los guerreros Massassi: Los Massassi eran los guerreros mas fieros y seguían ciegamente a sus Lores de los que recibían entrenamiento en las técnicas de lucha más sangrientas jamas conocidas.


* Los ingenieros: Arquitectos, armeros, ingenieros y pilotos formaban este grupo y de ellos dependía el poder y el avance tecnológico de los Sith.


* Los Lores del Sith: Grupo formado por aquellos que gobernaban sobre los mundos que formaban el Imperio Sith. Cada Lord dominaba al menos una docena de mundos y su número dependía de los conflictos internos que surgieran entre ellos aunque solía rondar los diez. Todos y cada uno de los Lores del Sith había sido iniciado en las artes del Lado Oscuro y aunque algunos eran de raza Sith "pura" otros eran "mestizos" (tenían sangre de los Jedi exiliados milenios atrás). Los Lores llevaban tatuado en la frente el símbolo de su casa noble.


* El Señor Oscuro del Sith: Dirigente del consejo de los Lores y líder supremo del Imperio Sith. Era escogido entre los miembros del consejo y cuando había disputas sobre el puesto, que era lo habitual, se zanjaban con un duelo a muerte. EN la ceremonia de investidura, una criaturas venenosas le hacían un nuevo tatuaje en la frente al Señor Oscuro del Sith.


II.- LA GRAN GUERRA HIPERESPACIAL

Cinco milenios antes de la disolución del Senado se vivía una época de expansión de la República, en la que los exploradores viajaban en busca de rutas hiperespaciales que llevasen a nuevos mundos. Gav y Jori Daragon, hermanos nacidos en el recientemente unificado sistema Emperatriz Teta, eran dos de estos exploradores, que por azares del destino redescubrieron el olvidado Imperio Sith.

Mientras tanto, en el Imperio Sith, moría Marka Ragnos, el Señor Oscuro más poderoso que se conoció, después de un férreo reinado que duró un siglo. Tras el funeral de Marka Ragnos, su discípulo Ludo Kressh esperaba ser nombrado sucesor. Pero Naga Sadow, un Lord que contaba con antepasados entre los Jedis oscuros originales, ansiaba también el puesto. La llegada de los dos exploradores desde el espacio republicano, Gav y Jori, precipitó los acontecimientos: Kresh quería acabar con ellos para impedir una supuesta invasión de la República, mientras que Sadow simuló su rescate por parte de fuerzas republicanas para forzar a los otros Lores del Sith a unirse a él en una guerra de expansión contra la República Galáctica. Naga Sadow fue nombrado Señor Oscuro y Ludo Kresh desertó con sus seguidores.

Sadow envió de vuelta a Jori a la República, donde se presentó ante la Emperatriz Teta, que preparó una flota de guerra para repeler el ataque. Gav mientras tanto aprendía los secretos de la brujería Sith para convertirse en el comandante de la flota invasora, engañado por Sadow. Esto marcó el comienzo de la Gran Guerra Hiperespacial. La Flota Sith, apoyada por las ilusiones creadas por Naga Sadow, atacó los principales mundos de la República. Gav se reencontró con su hermana, Jori, y se percató de que había sido engañado. Tras esto, se enfrentó a Sadow, lo que hizo desaparecer la fuerza de ataque ilusoria, y los Sith tuvieron que retroceder ante el contraataque de las fuerzas republicanas. La Emperatriz Teta, asesorada por Gav, decidió atacar los mundos del Imperio Sith, sabiendo que la flota enemiga había sido derrotada, para asegurarse de que acababa con esa amenaza para siempre. Sadow, que escapó del ataque de Gav, hizo estallar la estrella de Primus Goluud para detener a los invasores, mientras volvía al Imperio con la maltrecha flota. Allí se encontró con que Ludo Kressh había asumido el título de Señor Oscuro, pero Sadow ordenó a su nave insignia estrellarse contra de la Kressh, acabando con él. En un último intento de acabar con la flota de la República, Naga Sadow hizo estallar la Nova Denarii y huyó con la última nave de la flota Sith, estableciendo una base en Yavin IV. Allí, Sadow entró en animación suspendida a la espera de una nueva era dorada de los Sith.

EL LEGADO DE LOS SITH


I.- EL DESPERTAR DE NAGA SADOW

Unos 4.400 años antes de la Batalla de Yavin, el Jedi renegado Freedon Nadd, que dejó la orden porque no le nombraron Caballero cuando él se creía preparado, viajó hasta Yavin IV siguiendo los rumores sobre los poderes de los antiguos Sith. Allí se encontró a los Massassi, que casi habían olvidado su pasado, y despertó a Naga Sadow para que le desvelase los secretos de la magia Sith. Nadd mató a Sadow, porque mientras él viviese no podría ser Señor Oscuro del Sith. Abandonó Yavin IV y se recluyó en el planeta Onderon, donde se coronó rey y decretó el aislamiento del planeta para que nadie le desafiara.

En Iziz, la única ciudad del planeta, adiestró a algunos de sus seguidores en los poderes del Lado Oscuro. Los habitantes de la jungla, originariamente delincuentes expulsados de Iziz, domesticaron a las bestias salvajes que anteriormente les habían dado caza y se propusieron derrocar la ciudad amurallada en una batalla contra el Lado Oscuro. Así comenzaron las Guerras de las Bestias de Onderon, que acabarían 4.000 años antes de la destrucción de Alderaan. La reina Amanoa de Iziz, que temía perder la guerra, pidió la ayuda de los Jedi. Ulic Qel-Droma, Cay Qel-Droma y Tott Doneeta acudieron enviados por su Maestro, Arca Jeth, para descubrir que la reina era discípula del Lado Oscuro, como todos los descendientes de Nadd. Sintiendo que sus estudiantes estaban en peligro, Arca acudió a Iziz, acabando la Guerra y la vida de la reina Amanoa cuando Arca disipó el Lado Oscuro de la tumba de Nadd.

II.- EL ALZAMIENTO DE FREEDON NADD

Dos años después del final de la Guerra de las Bestias los fieles al antiguo régimen protagonizaron el Alzamiento de Freedon Nadd, un intento de recuperar el control de Onderon por parte del Rey Ommin (descendiente de Nadd) y sus seguidores del Lado Oscuro, los llamados Naddistas. El Maestro Arca fue apresado por Ommin y sus aprendices Jedi se vieron forzados a la retirada. La hermandad Jedi en Ossus decidió enviar un contingente de Caballeros para acabar con el Alzamiento, y la República envió una flota a bloquear el mundo. Mientras tanto, Satal y Aleema Keto, herederos del trono del sistema Emperatriz Teta fundaban una secta llamada Krath. Su afición a la magia negra los llevó al museo galáctico de Coruscant y de ahí a Onderon para que los Naddistas les tradujeran un libro de magia Sith que habían robado. En Onderon, los Jedi se abrieron paso entre droides Sith y adeptos del Lado Oscuro, y Ulic Qel-Droma consiguió acabar con el Rey Ommin y rescatar a su Maestro. El espíritu de Nadd apareció anunciando la supuesta derrota de los Jedi y la muerte de Ommin, y ayudó a escapar a Satal y Aleema con un amuleto Sith (que les permitía leer el libro) y unas antiguas espadas Sith. Los sarcófagos de Nadd, Ommin y Amanoa fueron enterrados en Dxun, una de las lunas de Onderon.

Un año más tarde, Satal y Aleema se hicieron con el poder en el sistema Emperatriz Teta. Una fuerza de la República, liderada por los Jedis Ulic Qel-Droma y Nomi Sunrider, se enfrentó a los Krath, pero las ilusiones Sith de Aleema y los cazas suicidas de los Krath les derrotaron. Miles de Maestros y Caballeros Jedi se reunieron en el planeta Deneba para discutir la situación. Allí fueron atacados por un ejército de droides de guerra Krath. La batalla acabó con la destrucción de los droides y la muerte de algunos Jedi, entre ellos Arca, maestro de Ulic, que decidió infiltrarse en los Krath para acabar con ellos desde dentro, sin el consentimiento del resto de los Jedi.

III.- EXAR KUN ENTRA EN ESCENA

Mientras tanto, en Dantooine, el Caballero Jedi Exar Kun emprendió una búsqueda para aprender los secretos de los Sith, que su maestro Vodo Baas le negaba. Su investigación le llevó a Onderon, donde gracias a unos naddistas descubrió donde yacían los restos de Freedon Nadd, Ommin y Amanoa: la luna Dxun. El espíritu de Nadd le entregó unos pergaminos que llevarían a Kun hasta Korriban, el mundo tumba de los antiguos Sith. Nadd provocó un derrumbe en una de las tumbas, que dejó a Kun al borde de la muerte. Su única posibilidad de sobrevivir era abrazar el Lado Oscuro, y así lo hizo, renunciando a sus poderes del Lado Luminoso. Los espíritus de los antiguos Sith le revelaron el paradero de los secretos de Naga Sadow: Yavin IV. Allí Kun se encontró con los descendientes mutados de los Massassi, que le atraparon y le enfrentaron a una de las monstruosidades creadas por la alquimia de Sadow. Con la ayuda de un amuleto Sith, Exar Kun derrotó a la bestia, acabó con el espíritu de Nadd de forma definitiva y se convirtió en el líder de los Massassi, que empezaron la construcción de templos focalizadores de la energía del Lado Oscuro. Kun descubrió la antigua nave de Sadow, donde aprendió los secretos de la alquimia Sith. Poco después se dirigió a Cinnagar (en el sistema Emperatriz Teta) para acabar con la amenaza a sus planes que representan los anteriores aprendices de Freedon Nadd, los Keto.

Satal y Aleema Keto capturaron a Ulic Qel-Droma en Cinnagar, a sabiendas que quería infiltrarse entre ellos para destruirlos. Satal le inyectó veneno Sith y le nombró general de las fuerzas armadas Krath. Unos meses más tarde, Nomi, que acudía para rescatar a Ulic, fue también capturada y descubrió que Ulic estaba colaborando con los Krath. Nomi escapó con la ayuda de Ulic, que acabó con la vida de Satal, pero decidió quedarse, convertido en líder de los Krath, para completar su misión. Aleema le regaló tras esto su amuleto Sith, gemelo del que llevaba Kun. Un grupo de Jedi intentó rescatar a Ulic de nuevo, pero este se resistió, en parte influido por el veneno y el amuleto Sith, en parte por propia voluntad. Los Jedi renunciaron al rescate y volvieron a Ossus. Exar Kun encontró entonces a Aleema y Ulic, y desafió a este último. Los amuletos Sith que cada uno llevaban se activaron durante el combate, y mostraron al antiguo Señor del Sith Marka Ragnos, que puso fin a la disputa nombrando a Exar Kun Señor Oscuro del Sith y a Ulic Qel-Droma su aprendiz.

Seis meses más tarde, los comandos mandalore, un grupo de mercenarios liderados por Mandalore, atacó el sistema Emperatriz Teta. Mandalore desafió a Ulic en un combate singular, donde el vencedor se convertiría en amo del sistema estelar y de los guerreros mandalore. Ulic derrotó a Mandalore, pero le perdonó la vida a cambio de su servicio como comandante militar. Mientras tanto, Exar Kun viajó al planeta Ossus para reclutar aprendices de Jedi, con promesas de conocimientos prohibidos de la Fuerza. Allí acabó con Odan-Urr, un maestro milenario, guardián del único holocrón Sith conocido (que había pertenecido a Naga Sadow y fue recuperado por los Jedi tras la Gran Guerra Hiperespacial), y con el holocrón en sus manos se proclamó Maestro Jedi ante los aprendices a los que pretendía embaucar. Ulic atacó Foerost, uno de los mayores astilleros de la República, con la ayuda de las ilusiones Sith de Aleema y los comandos de Mandalore, en su misión de reunir una fuerza militar capaz de enfrentarse a la Antigua República. Con este ataque dio comienzo la Guerra Sith. Tras la victoria, decidió atacar Coruscant, aunque Exar Kun creía que debían esperar a convertir a su causa a los aprendices de Jedi. En Yavin IV, Kun destruyó el holocrón Sith, liberando los antiguos espíritus Sith que lo habitaban, que tomaron posesión de los cuerpos de los Jedi.

Ulic fue traicionado por Aleema, que lo abandonó a su suerte en el ataque a Coruscant, siendo capturado por un numeroso grupo de Jedis para ser juzgado en el Senado. Exar Kun envió a los Jedis conversos a asesinar a sus antiguos maestros, y él partió hacia Coruscant para liberar a Ulic, ayudado por Mandalore, que descubrió la traición de Aleema. Allí rescató a Ulic, mató al presidente del Senado y acabó con su antiguo Maestro Jedi, Vodo. Aleema fue enviada a atacar la estación espacial Kemplex Nueve, donde engañada por Kun activó el dispositivo de destrucción de estrellas de la nave de Naga Sadow, convirtiendo el Cúmulo Cron (un cúmulo inestable de diez estrellas) en una masiva supernova que destruyó tanto defensores como atacantes.

Ossus, el mundo que albergaba el mayor centro de conocimiento Jedi, empezó la evacuación mientras la mortal onda expansiva del cercano Cúmulo Cron se acercaba. Ulic Qel-Droma y Exar Kun aprovecharon la confusión para aterrizar en Ossus y robar el conocimiento de los Jedi, mientras Mandalore atacaba la ciudad de Iziz en Onderon. Ulic se reencontró con su hermano Cay y lo mató llevado por el Lado Oscuro, arrepintiéndose inmediatamente. Nomi Sunrider, en venganza, le atacó con una nueva técnica de bloqueo, que dejó a Ulic ciego a la Fuerza. Mientras los guerreros Mandalore eran vencidos, Exar Kun, que había regresado a Yavin IV, empezó a prepararse para el inminente ataque de los Jedi, guiados por el arrepentido Ulic. Kun utilizó la fuerza vital de todos los Massassi para proyectar su espíritu por toda la galaxia y de esta manera ser inmortal, pero un muro de la Fuerza creado por los Jedi le confinó en los templos de Yavin IV, que acabó desolado por la reacción a los poderes de la Fuerza allí desatados. Creyendo que habían derrotado definitivamente a Exar Kun, los Jedi abandoraron Yavin IV, dando por terminada la Guerra Sith.

LOS NUEVOS SITH


2.000 años antes de la Batalla de Naboo, apareció un nuevo culto entregado al lado oscuro de la fuerza, firmemente convencido de que todo poder negado era un poder desperdiciado. Un Caballero Jedi disidente que comprendió que el verdadero poder de la Fuerza no residía en la luz, sino en la oscuridad, fundó este nuevo culto utilizando el antiguo nombre de los Sith, aunque esta raza había desaparecido para siempre de la galaxia. Cuando el Consejo Jedi se negó a aprobar sus creencias, rompió con la Orden y se marchó, jurando venganza en secreto.

Al principio estuvo solo, pero otros miembros de la orden de los Jedi que compartían sus creencias y le habían seguido en su estudio del Lado Oscuro no tardaron en agruparse en torno a él. Otros fueron reclutados, y la orden de los Sith no tardó en contar con más de cincuenta miembros. Los Sith comenzaron a desarrollar su culto en oposicion a los Jedi. Su orden no había sido creada para servir sino para dominar. Durante un milenio su guerra con los Jedi fue salvaje y encarnizada, pero la ambición de sus miembros hizo que lucharan entre ellos tanto como contra los Jedi, llegando casi a extinguirse.

Uno de los Lores supervivientes de la guerra fue Kaan, que reunió 20.000 devotos para enfrentarlos a los Jedi, creando así la Hermandad de la Oscuridad, el último gran grupo de seguidores del Lado Oscuro. En las siete Batallas que la Hermandad libró en el planeta Ruusan contra el Ejército de la Luz, las fuerzas de Kaan fueron diezmadas. Lord Kaan reunió a sus fuerzas para un ataque final desesperado: los restantes Sith utilizarían una antigua técnica llamada Bomba Mental, que acabaría con los Jedi. Darth Bane, el principal opositor de Kaan, se opuso a la estrategia porque consideraba que ni los mismos Sith sobrevivirían a la devastación de la Bomba Mental. A la mañana siguiente, el ejército Jedi atacó las catacumbas donde se guarnecía la Hermandad de la Oscuridad, y Kaan puso en marcha su plan. La Bomba Mental acabó con todos los Jedi y Sith indistintamente, encerrando sus espíritus en el desde entonces llamado Valle de los Jedi. Después de la última Batalla de Ruusan, los Jedi creyeron que los Sith habían desaparecido para siempre.

Pero Darth Bane había sobrevivido, junto con Zannah, una joven usuaria de la Fuerza que pronto descubrió su apego al Lado Oscuro y se convirtió en la aspirante a aprendiz de Darth Bane. Bane decidió mantener la Nueva Orden Sith en secreto y reducirla a dos integrantes, un maestro y un aprendiz, evitando de esta manera los conflictos que casi acabaron con los Sith en el pasado. Su enemigo común no eran otros Sith sino los Jedi, y debían reservar sus energías para su guerra con los Jedi, aguardando escondidos hasta el momento adecuado. Otra tradición que impuso Bane fue que los Lores utilizarían el apelativo Darth y utilizarían un nuevo nombre al que tuviesen antes de pertenecer a los Sith.

Bane viajó a la luna Dxun, donde se encontraba la tumba de Freedon Nadd, en busca del antiguo conocimiento Sith de milenios pasados. Allí, guiado por los espíritus de Lord Qordis, su antiguo maestro, y Lord Kaan, su antiguo rival, encontró un holocrón Sith y consiguió su armadura de orbaliskos, unas criaturas que se alimentaban de Lado Oscuro que se incrustaron por todo su cuerpo formando una coraza. Su nave se destruyó al aterrizar, pero se valió de la Fuerza para llegar hasta Onderon, donde encontró a su primer aprendiz. Bane y su aprendiz permanecieron en secreto estudiando los poderes del Lado Oscuro y planeando la destrucción de los Jedi.

EL RETORNO DE LOS SITH


1.000 años después de Darth Bane, el Maestro Sith Darth Sidious decidió que el momento aguardado por los Sith había llegado, que debían vengarse de los Jedi. Primero desmanteló el mayor sindicato criminal de la época, el Sol Oscuro, para evitar posibles interferencias en sus planes. Mediante el subterfugio, acabó con todos los dirigentes no neimoidianos de la Federación de Comercio, consiguiendo así la lealtad del nuevo Virrey de la Federación, el neimoidiano Nute Gunray, que convencido por Sidious impuso un bloqueo al planeta Naboo. La reina de Naboo escapó, y Sidious decidió enviar a su aprendiz, Darth Maul, en su busca. La halló en Tatooine, donde se descubrió ante los perplejos Jedi, que creían que los Sith seguían extintos. La reina escapó hacia Naboo, y Darth Maul la siguió, para acabar muerto a manos de un padawan Jedi, Obi Wan Kenobi. Los acontecimientos sucedidos durante el bloqueo de Naboo llevaron al Senado a nombrar un nuevo Canciller, Palpatine, antiguo Senador de Naboo.

Tras la muerte de Maul, Sidious necesitaba un nuevo aprendiz, aunque no tenía tiempo de entrenar otro desde la niñez. Convenció al Maestro Jedi Conde Dooku que se uniera a él, tomando el nombre de Darth Tyranus. Durante una década, los Sith orquestaron la creación de un ejército de clones para la República y la creación de un movimiento secesionista que minó la estabilidad de la República. El Canciller Palpatine consiguió poderes especiales para utilizar el ejército clon creado a petición de los Sith. La primera batalla que libraron los clones fue en Geonosis, donde apoyaron a los diezmados Jedi que se enfrentaban al ejército droide de los Separatistas. Esto marcó el inicio de las Guerras Clon. Tras mutilar al padawan Jedi Anakin Skywalker, Darth Tyranus escapó de Geonosis en la confusión de la batalla y voló a Coruscant para reunirse con su maestro, Sidious.

En un par de años, el miedo, la ira y el odio llevaron a Anakin Skywalker a abandonar la Orden Jedi y a convertirse en Darth Vader, nuevo Lord del Sith en detrimento de Darth Tyranus. El Canciller Palpatine tornó la República en Imperio Galáctico y se convirtió en Emperador. Con Darth Vader a su lado, acabó con la Orden Jedi, que quedó reducida a unos pocos miembros escondidos, en la masacre conocida como la Gran Purga.

Dos decadas después, en plena Guerra Civil Galáctica, Vader descubrió que tenía un hijo: Luke Skywalker. Luke había sido entrenado como Jedi en secreto por Obi Wan Kenobi primero y Yoda, el último miembro vivo del Consejo Jedi, después. Vader le propuso a Luke unirse a él para acabar con el Emperador y dominar la galaxia, pero Luke se aferró al Lado Luminoso de la Fuerza y se negó, casi perdiendo la vida en su enfrentamiento con Vader en la Ciudad de las Nubes.

Unos meses después Luke se rindió a Vader en Endor, para evitar que éste descubriera a un grupo de rebeldes entre los que estaba su hermana, Leia Organa. Vader le llevó ante su maestro el Emperador Palpatine a bordo de la segunda Estrella de la Muerte. Allí Palpatine hizo que Luke y Vader se enfrentaran, pues pretendía que Luke acabase con su padre y tomase su puesto a su lado como nuevo aprendiz Sith, mientras acontecía la Batalla de Endor. Pero Luke se negó, y el Emperador lo sentenció a muerte. Vader, movido por la compasión hacia su hijo, se redimió como Jedi acabando con el Emperador para salvar la vida a Luke, aunque moriría poco después víctima del último ataque desesperado de Palpatine.

LA NUEVA REPÚBLICA


Con Maestro y Aprendiz muertos, la orden Sith estaba acabada de una vez por todas. O eso creyeron los dirigentes de la Nueva República que sucedió al Imperio tras la muerte de Palpatine. Vader había sido astuto, tanto como para ocultarle su aprendiz al Emperador. Shira Brie, una de las agentes de campo de Vader, sufrió heridas mortales en una misión de infiltración. Poco después, científicos imperiales en Coruscant reemplazaron las partes dañadas de su cuerpo con implantes cibernéticos, creando a Lumiya, la Lady Oscura. Para no perder el favor de su Maestro, Vader la presentó a Palpatine como Mano del Emperador. Durante la Batalla de Endor, Lumiya se encontraba en Ziost, un antiguo planeta del Imperio Sith, investigando secretos arcanos. Allí construyó su látigo de luz, gracias a un tomo de conocimiento perdido de los Sith, hierro mandaloreano y los restos del cristal Kayburr, una antigua gema poderosa en la Fuerza.

Al regresar al Imperio y enterarse de la muerte del Emperador y de su maestro Vader, decidió continuar la tradición Sith de Darth Bane y tomar a su vez a un aprendiz. Su primer aprendiz fue Flint, un nativo del planeta Belderone, cuyo padre había sido un Jedi en los tiempos de la Antigua República, y que había entrado a formar parte de las filas del Imperio gracias a Darth Vader. Poco después de la Tregua de Bakura, Luke Skywalker tuvo un sueño en el que Yoda, Obi Wan y Anakin le advertían sobre el regreso de los Sith, que le llevó al planeta Belderone. Allí se enfrentó a Lord Flint, que conmovido por el sacrificio de una de sus compatriotas que murió para salvarle la vida, dejó escapar a Luke y abandonó el camino de los Sith.

La Lady Oscura Lumiya se alió con una raza de las Regiones Desconocidas, los Nagai, y en un intento de acabar con la Alianza atacó a la flota rebelde en Endor. Los Nagai cambiaron de bando para enfrentarse a sus enemigos mortales, los Tofs, que querían acabar con todas las demás facciones, y Lumiya cambió a los Nagai por los Tofs como aliados. Al final, Lumiya fue traicionada por los Tofs y herida, huyó a Coruscant.

En la capital del Imperio requirió la ayuda de Ysanne Isard, directora de Inteligencia Imperial, que la puso al mando de una flota asignada a la región del Cron Drift. La infantería de élite de esa flota estaba formada por algunos de los Guardias Reales del Emperador y Lumiya tomó como aprendiz a uno de ellos, Carnor Jax. Desde entonces no se volvió a saber nada de la Lady Oscura.

EL EMPERADOR RENACIDO


6 años después de la destrucción de la segunda Estrella de la Muerte, la Nueva República perdió el control de Coruscant ante las fuerzas imperiales. Luke Skywalker descubrió allí indicios del Lado Oscuro, y se dejó llevar hasta el planeta Byss, en el Núcleo Profundo, por una Tormenta de la Fuerza. Allí Palpatine se mostró ante él, vivo de nuevo. Su muerte en Endor no fue la primera ni sería la última, pues había descubierto un sistema para transferir su consciencia a otros cuerpos: tras la derrota imperial, su conciencia volvió a su fortaleza en Byss y se reencarnó en uno de sus clones. Luke decidió tomar el lugar de su padre al lado del Emperador (para acabar con el Lado Oscuro desde dentro), convirtiéndose así en el discípulo de Palpatine.

Luke contactó con su hermana Leia a través de la Fuerza explicándole su plan y pidiéndole que no se inmiscuyera, pero Leia temía por su hermano y se las ingenió para llegar a Byss. Allí fue llevada ante Palpatine, pero poco después escapó con la ayuda de su marido Han Solo. Poco tardó Luke en traicionar a su nuevo maestro: comenzó a destruir sus clones, pero Palpatine se reencarnó en un vigoroso cuerpo de 15 años de edad, y sojuzgó de nuevo a Luke en un combate con sables de luz. Pero el Emperador quería al hijo no nato de Leia para fabricarse nuevos clones más resistentes, y para conseguirlo atacó la base de la Nueva República en Da Soocha con su nave insignia. Leia subió a la nave del Emperador para salvar a sus compatriotas, pero Luke se enfrentó a ella forzado por Palpatine. Pero Leia consiguió que Luke volviera al Lado Luminoso y se enfrentaron unidos al Emperador. Sintiéndose derrotado, Palpatine invocó otra Tormenta de la Fuerza, pero los hermanos Skywalker hicieron que la tormenta se volviera contra su creador, acabando por fin con la vida de Palpatine.

Poco después, Palpatine volvió a la vida de nuevo en el último de sus clones: el resto fueron destruidos por un par de sus acólitos que le traicionaron. En un acto de venganza, envió a su fuerza militar a capturar a Luke y ordenó a uno de sus adeptos del Lado Oscuro, Sedriss, la busqueda de Leia. Sedriss fracasó en en intento de capturar a Leia, y falló de nuevo al intentar acabar con Luke en Ossus, muriendo. La Nueva República atacó el planeta Byss, pero Palpatine, gracias a unas criaturas creadas con la antigua alquimia Sith, se deshizo de los atacantes. Con una nueva super arma, el Cañón Galáctico, destruyó la base republicana en Da Soocha, aunque esta había sido evacuada poco antes. El Emperador descubrió el escondite de Leia y sus hijos, y suponuso que Luke está con ella. Envió a sus guerreros del Lado Oscuro a capturarlos, pero todos ellos murieron en el ataque, y los Jedi huyeron a Nespis VIII, la nueva base de la República, donde Leia dio a luz a su tercer hijo.

El Emperador descubrió a través de sus espías la nueva localización de la base de la Nueva República, y decidió disparar el Cañón Galáctico contra ella. El misil detonó tardíamente, lo que dio tiempo a los republicanos a evacuar. El cuerpo de Palpatine se deterioraba con rapidez, y envió a sus guerreros del Lado Oscuro a Ossus en busca de descendientes de los Jedi para crear nuevos cuerpos clónicos más resistentes. Los Jedis Oscuros llevaron a sus cautivos al antiguo castillo de Vader en Vjun, donde Luke y sus nuevos aprendices de Jedi acabaron con ellos. Mientras tanto, Palpatine viajó a las tumbas del Valle de los Señores Oscuros en Korriban para pedir consejo a los antiguos espíritus de los Sith. Allí los espíritus le revelaron que su única posibilidad de sobrevivir era transferir su consciencia al hijo recién nacido de Leia. El Emperador viajó a Onderon, donde se ocultaba Leia. Allí trató de poseer al hijo de Leia en un último inteno por sobrevivir, pero un Jedi moribundo, Empatojayos Brand, se interpuso en su camino en el momento de la transferencia espiritual, atrapando en su cuerpo la esencia vital de Palpatine. Brand se sacrificó y se llevó consigo a Palpatine al abismo de la muerte final.

IMPERIO CARMESÍ


El deterioro de los clones de Palpatine no fue cosa del destino: Carnor Jax, antiguo miembro de la Guardia Real del Emperador, compró al cientifico encargado de los clones para que creara copias defectuosas. Tras la muerte de Palpatine, se declaró Emperador con el respaldo del Consejo Dirigente Interino Imperial. Jax comenzó su entrenamiento Sith como discípulo de Lady Lumiya, y continuó su entrenamiento en las artes oscuras como Protector Soberano. Pero su reinado fue corto: Kir Kanos, antiguo compañero suyo en la Guardia Real, descubrió su implicación en la muerte de Palpatine y acabó con él.

LA ACADEMIA JEDI


Al año siguiente de la muerte de Palpatine, Luke Skywalker fundó una Academia Jedi en Yavin IV. Allí uno de sus estudiantes más prometedores, Kyp Durron, fue tentado y adiestrado en las artes Sith por el espíritu despertado de Exar Kun, que llevaba miles de años habitando en la luna. Su primer movimiento fue acabar con la vida de otro aprendiz, Gantoris, y más tarde hizo crecer el odio dentro de Durron, que viajó a la pira funeraria de Vader en Endor y allí se declaró Señor Oscuro del Sith, clamando venganza contra el Imperio, que había matado a su familia. De vuelta en la Academia, derrotó a Luke con la ayuda de Kun y comienzó su vendetta destuyendo mundos bajo el dominio del Imperio, incluso uno en el que se encontraba su hermano perdido.

En Yavin IV, los aspirantes a Jedi trataban de devolver al espíritu de Luke a su cuerpo luchando contra Exar Kun, que envió a bestias Sith a acabar con los estudiantes, sin conseguirlo. Los estudiantes unieron sus poderes de la Fuerza y acabaron con el espíritu de Exar Kun para siempre. En ese momento, Durron se dió cuenta de que había estado poseído por el Lado Oscuro, y se entregó a las autoridades de la Nueva República, que a su vez lo enviaron a la Academia de Luke. Allí Kyp se enfrentó a sus propios temores y se purgó del Lado Oscuro.

Con la destrucción del espíritu de Exar Kun, los Jedi se quedaron más tranquilos, pero la amenaza de los Sith no ha desaparecido por completo. La Lady Oscura Lumiya sigue oculta en algún lugar de la galaxia, y los rumores apuntan a que los Yuuzhan Vong estarían interesados en una alianza con los Sith...
avatar
Halbarad

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 30/12/2009
Edad : 35
Localización : Templo Jedi de Ossus

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.